jueves, 19 de noviembre de 2009

Olvido.

¿Cómo olía el perfume de tu pelo? Quizás a limones o a rosas o a olas.
¿Tu piel que perfume despedía en las tardes quietas de cigarras y ciruelas? Es que de repente no me acuerdo y eso me duele más que tu partida. Te fuiste tambien del lugar secreto en que te tenía prisionera. No recuerdo la melodía de tu voz y eso enmudece mi alma. Muchacha de sombra, te me perdiste en la noche.

5 comentarios:

  1. Gustavo, me pareció fantástica esta fusión de sentidos echos un manojo y revoleados por el aire (casi a través del monitor). Una melange preciosa.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Excelente Gustavo, excelente. "Muchacha de sombra", qué imagen más bella. Parece que para escribir hacen falta algunas ausencias, no?

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gustavo...

    perfumes de la piel... que solo se respira en silencio y con los ojos del alma...
    profundo desconcierto... olvidar...
    como vivir desnudos de aromas...
    eso me deja tu escrito...

    precioso!!

    beso!!

    ResponderEliminar
  4. ay que triste esa pérdida, parece como cuando se nos oscurece el mundo y no podemos hacer nada, solo seguir,,, que lindo escribís.
    besitos.

    ResponderEliminar
  5. Si se te perdió en la noche es que alguna cicatríz se va curando...
    ¡Y eso es tan bueno como volver a amar!
    ¡Para qué recordar a quien estamos olvidando!
    Cambiar de olores en busca de un nuevo amor es estimulante...
    Un beso
    Adriana

    ResponderEliminar