martes, 30 de marzo de 2010

Tributo

En memoria de Julio.

Todos sabemos cual es la conducta de los espejos en la isla de pascua. Con Juan recorrimos en su camioneta la ciudad de este a oeste de norte a sur y en puntos intermedios cargados de un centenar de espejos. Llegamos a la conclusión que en Nogoyá los espejos son caprichosos e indolentes. No estamos seguros de nuestro aspecto ni de nuestra edad, quizás nos miremos en las fuentes.

7 comentarios:

  1. Pobre Salomón Lemos.
    Excelente microrrelato en memoria del grande de los grandes.
    Te felicito por lo abarcativa que es tu escritura.

    Cariños!

    ResponderEliminar
  2. qué hermoso me encantó "en Nogoyá los espejos son caprichosos e indolentes. No estamos seguros de nuestro aspecto ni de nuestra edad, quizás nos miremos en las fuentes." que bueno! te deja con ganas de más!!

    ResponderEliminar
  3. Las pascuas,todos nos concentramos en el chocolate, que mundo goloso .
    Felices pascuas para vos tamb, besos!

    ResponderEliminar
  4. El más grande entre los cronopios. Suerte.

    ResponderEliminar
  5. gustavo...

    que lindo!!! seguramente hay espejos en cada ciudad... en cada barrio... en cada lugar... donde exista un soñador...(llámese Julio... o Gustavo) alguien que quiera reflejarse en otras miradas... en otros instantes... o en las fuentes... o hasta en una gota de lluvia... salirse del alma... para dibujarse en los otros...
    Precioso homenaje al gran Cortazar... gracias amigo querido!!! un gusto leerte!

    hermosos días!!!

    beso!!!
    (felices pascuas)

    ResponderEliminar
  6. Magistral y profundo microrelato. Aplaudo de pié tu extraordinario poder de síntesis y tu admirable talento. Felices Pascuas! Un abrazo.

    ResponderEliminar