lunes, 19 de diciembre de 2011

Semana Navideña

Hoy Lunes diecinueve de diciembre para el común de los mortales empieza la semana de la navidad, para los puristas por supuesto empezó ayer, por eso de que la semana empieza los domingos. Como por regla general trato de apegarme a los usos y costumbres de la mayoría, para mí la semana empieza el día lunes, ese dia en que tenés que volver a madrugar para retomar el ritmo laboral. ¡Qué linda es la navidad!  Es la época del año en que festejamos el nacimiento del niño Jesús y nos reunimos toda la familia alrededor del árbol de navidad a comer lechón , con nueces, turrones, chocolate , beber sidra, champán, vino, clericó y lo que venga.  Todo en cantidades suficientes para varios meses de hambruna.  Nos reunimos todos alrededor de la mesa hipercalórica y todos implica la presencia de esos parientes con los cuales nos odiamos el resto del año, y a los que a pesar de la conversión espiritual que experimentamos en estos momentos, estamos a punto de apuñalar con el picahielo varias veces a lo largo de la velada. Y los primos esos con los cuales únicamente nos vemos para estas ocasiones, el nombre de cuyas mujeres e hijos no recordamos, si es que alguna vez los conocimos, y toda la fauna de familiares y allegados que cree que el momento oportuno para la "reconciliación" llegó justo ahora, en que el niño de belèn nos hará olvidar la plata que le prestamos y nunca nos devolvió o la trastada que nos hizo en el mes de  Junio ¡Qué linda es la navidad! Una fecha llena de amor y paz, el famoso espíritu navideño que nos invade ya desde ahora llevandonos a invadir cuanto comercio, tienda, shopping, supermercado, hipermercado existan en los alrededores próximos y no tanto. Dispuestos a gastar todo lo que tenemos y un poco más siempre que la tarjeta de crédito lo permita. Perdón una omisión involuntaria, las tiendas de electrodomésticos es una de nuestras preferidas, donde el espíritu navideño anida con más encarnizamiento. Por supuesto toda esta cadena de virtud, lleva al transito de camiones de reparto de insumos, para estas tiendas, en cantidad mucho mayor que el resto del año, en horarios desusados y genermalmente en doble fila, con sudorosos conductores a los que el espíritu navideño al parecer les patea el hígado, los indigesta, haciendolos poseer una cara  de muy pocos amigos acompañados en general de gestos descomedidos hacia el resto de los  conductores y transeúntes que tambien  imbuidos del espíritu navideño, reclaman a viva voz su derecho de transitar libremente las calles y veredas. ¡Qué linda es la navidad! Y la nuestra es más fiel a la original, ya que en la ciudad en este momento, las once de la mañana, del primer día de la semana navideña, el termómetro marca 32ºC, pero veamos el lado positivo, para los próximos días está anunciado un incremento aún mayor de la temperatura una "ola de calor" que nos hará añorar la temperatura de hoy. Digo que es más fiel porque, sin muchas certezas, imagino que en Belen no nevaba cuando nació el niño jesús y no hacía frío ni lo abrigaban renos, así  que nuestra tórrida navidad, acompañada de una comida invernal como contrapeso, es más fiel a la original. Además podremos hacer uso indiscriminado  e imprudente de la pirotecnia, dormir la mona en la galería hasta que el sol o las moscas nos despierten  y no desesperar porque todavía nos queda la fiesta de fin de año, ¡que esa si se pone buena! Y como yo trato de ajustarme a los usos y costumbres, los dejo me voy al  Wall Mart a comprar garrapiñada, pan dulce, turrones, una buenas bolsas de nueces, y varias cajitas de sidra (para mis tías) , champán para mi señora, mis hijos,mis primos, los vecinos de al lado etc. y para mí unas buenas botellitas de vino y ensalada de frutas.  No me olvido de los rompeportones y los volcanes , eso (la pirotecnia pesada) ya lo compré la semana anterior, a mi vieja le encanta tirarlos debajo de los autos que pasan por la calle luego de las doce, con mis tías se pelea por el encendedor, a mi en cambio me gusta más colocarlos en el escape de los estacionados, es cuestión de gustos nada más, nada que empañe la atmósfera de paz y fraternidad.¡Esta navidad vamos a reventar la noche!  ¡Feliz navidad, prospero año nuevo y felicidad!

martes, 6 de diciembre de 2011

Humillación en el Jardín de Infantes.

Humillación en el jardín de Infantes

Por televisión, en el noticiero del medio día, pude observar la foto de una niña en Salta que fue fotografiada en el colectivo urbano, junto con su hermano en las mismas condiciones, con una notificación de deuda del tamaño de una hoja A4 colgada con un alfiler de su uniforme de jardín de infantes. Yo, como casi todo el mundo, practicamente perdí mi capacidad de asombro, pero ésto realmente me parece de una bajeza intolerable. Sin ser especialista en derecho, tengo entendido que toda la educación es pública, este caso de gestión privada.  Por lo tanto está sometida a la regulación del estado, que seguramente deberá alcanzar con su poder sancionatorio a los docentes responsables de tamaño atropello contra la dignidad de  dos niños.  Soy conciente que la educación privada es una elección y que por lo tanto debe abonarse su costo, pero esa no es la forma de comunicarles a los padres su retraso o incumplimiento.  Me recordó mucho a la estrella con que los nazis identificaban a los judíos.  Hoy pensaba escribir algo sobre la crisis del 2001 y el trágico legado de las políticas neoliberales, pero ver esa foto me causó tal indignación  que decidí escribir al respecto.
Espero que el estado tome cartas en este asunto y sancione duramente a las personas responsables.