viernes, 23 de marzo de 2012

Desastre Natural

Estuve diez días encerrado en el depósito. Era imposible salir por los hambrientos que ahora merodean a toda hora en grupos cada vez mayores. Las patrullas armadas de policías y municipales ya no los pueden controlar y se acuartelaron en un  distrito pequeño alrededor de la plaza y los edificios públicos. Mi casa fue saqueada, pero como no tengo alimentos ahí, no interesó demasiado. Castaño y sus acompañantes al parecer se ahogaron, encontraron sus cuerpos en las últimas tierras secas al sur del cementerio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario