martes, 28 de octubre de 2014

El Teatro. Domingo a la noche.





COMENTARIO  SOBRE “PARPENTINA”                 Por     Gustavo Cresta.


El Domingo 26 de Octubre asistí en la Asociación Cultural  a la representación  de la Obra de  Alberto Borla “Parpentina” puesta en escena por la  Compañía  Municipal de Teatro  “La Fábrica”. La  respuesta del público fue magnífica, la sala lucía  a  pleno, una demostración más que la gente de Nogoyá gusta del buen teatro. 
La obra en cuestión es una tragicomedia que ahonda sobre las pérdidas internas de la gente, la soledad, la desesperanza… la desolación en definitiva.  A veces disfrazada de soberbia, ira o simplemente  así tal cual es.
Los Actores por orden de aparición  Daniel Albornoz como  Santiago, un suicida que arrastra una existencia mediocre y plagada de frustraciones.  Hilda Ronchi como Victoria, una mujer que se manifiesta enojada con el mundo y que guarda dolorosos secretos. Y Norma Espiñeira como Irene Lafinur, una actriz en decadencia, dominada por el narcisismo.
No obstante estas caracterizaciones y las distintas circunstancias de sus vidas, los tres representan en forma clara la vulnerabilidad humana. Son tres seres solos y vulnerables, cada uno con su reacción frente al mundo.  No voy a contar la obra para ello es necesario verla e interpretarla según el propio punto de vista.
Lo que si voy a decir que las tres actuaciones fueron destacadas, excelentes, caracterizaciones impecables,  un brillante manejo del escenario en espacios y tiempos.
Adolfo Recchia ya nos tiene acostumbrados a sus magníficas puestas en escena, su dirección  se nota lograda y precisa. No sorprendieron los sostenidos aplausos del público cuando saludó junto a los protagonistas.
La  iluminación fue correcta, al igual que la escenografía y el vestuario. Acorde a las necesidades de la obra.  Los efectos de sonido impecables. Quizás se deba mejorar un poco la música que por momentos, sobre todo al principio de la obra, no se escuchó tan bien.
En definitiva  una noche magnífica de teatro. Donde el disfrute estético estuvo presente.
Felicitaciones  a elenco, al director y a toda la Compañía Municipal  “La Fabrica”

miércoles, 1 de octubre de 2014

Fragmento para ustedes.









Porque  el insomnio me hace soñar despierto. Y el mundo de los sueños es un mundo en el que no debemos penetrar así. Es como un recinto sagrado. Los sueños vagan en la inmensidad del cosmos buscando al soñante. En realidad los soñados habitan ese otro espacio. Quizás extrañándonos.  Ellos se alegran de encontrar a los que buscan y nos sonríen cuando abrimos una puerta o se desesperan cuando seguimos de largo. En ese mundo vedado para el despierto, vagan los soñados, buscan los soñados, nos esperan nos acechan. Nos hablan o callan. A veces pienso que noches enteras por laberintos oscuros me buscan mis sueños. Y yo permanezco despierto, insomne, dedicado a mi propia búsqueda de lo que fue.