Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Un cuento para ustedes

El Nogoyacero
Yo le cuento las cosas como sucedieron y usted me va a entender. No invento nada. A Ruiz lo encontré en un partido depelota, en el frontón del negro Fontana, cerca de Médanos. Ruiz ya no jugaba, tenía el hombro derecho muy afectado. Pero le gustaba apostar y tomarse unas copas en la cantina. Cuando joven cuentan que era pendenciero, pero cuando yo lo conocí ya era un viejo de apariencia mansa. Quizáspor lo del hombro, quien sabe.No demasiado alto. No estoy diciendo que fuera petiso, pero no era muy alto. Eso sí robusto. Vestía unas bombachas oscuras, botas de media caña , una campera verde militar de tela de avión y lucía una boina negra, media descolorida por el tiempo.Cuando Ayerza me lo señaló en forma disimulada, estaba parado de espaldas al mostrador con los brazos cruzados sobre el pecho. Mirando haciaafuera. Sus ojos no se detenían en ningún punto en particular, saltaban de un sitio a otro. Una quietud solo aparente, expectante. No se parecía al hombreparado en aque…