miércoles, 1 de julio de 2009

Para compartir un fragmento de Los Custodios del Sello

Notas

“Yo los ví, justo por ahí, detrás suyo. Caminaban con la cabeza gacha, agrupados cómo reses, como temiendo a todo. Pasaron por ahí, yo los vi señor, nadie me lo contó. Se fueron para aquel lado, como buscando la Carapacha grande , por ése lado si señor. Algunos dicen que se fueron para el lado del Atuel , o los que quedaban por lo menos.
Yo lo que sentí , eso no se lo puedo contar con palabras señor. Los había soñado durante noches enteras, los había soñado como quien sueña con muertos, mis noches fueron terribles soñándolos. Las voces de mis sueños retumbaban en los roquedales , se perdían en las sombras de los caldenes iluminados por la luna. Voces, gritos, lamentos que aún quedaban rodando por mi rancho hasta que el sol estaba bien alto, señor. Justo por ahí, detrás suyo por ese bajío pasaron como una procesión de ánimas en busca del infierno. Nada los perseguía pero era como si el mismo Lucifer les pisara los talones. Y yo creo que sí señor, que el diablo perseguía a ésa gente. Yo de chica veo cosas señor, yo veo señor, donde otros no ven nada.”
Fragmento del encuentro con la Vieja Adela extraído de ““Recuerdos de un Relato en la Pampa” de Giussepe Fioramonti 1925

1 comentario:

  1. Gustavo, podés empezar con Saer por donde quieras mientras empieces. Eso es lo único que pretendo, que cuantos más mejor, empiecen a conocer a un gran escritor. El artículo es una invitación y me alegra que la hayas aceptado.
    Saludos
    Marianela.

    ResponderEliminar