domingo, 27 de septiembre de 2009

Fragmento para compartir

El Éxodo de los Oludos

Los niños descalzos caminaban por la tierra abrasiva de las serranías, su piel salpicada de pústulas amarillentas, sus pies cubiertos de excoriaciones. Las viejas sucias y harapientas caminaban con la cabeza gacha , envueltas en sus ropas negras, de tanto en tanto rascaban su cabeza ,mata grasienta y pululante de piojos. Asían sus hatos con manos crispadas, las venas azuladas transparentándose en su piel de pergamino
Los hombres, magros, sudorosos, con los ojos midriáticos del espanto cerraban la marcha, atreviéndose apenas a mirar hacia atrás. En el Este la gruesa columna de humo negro se elevaba al cielo. Villa La Ola terminaba de hundirse en las fauces del fuego que llegó del mar. Una marcha errante sin destino, una huída, diáspora de los aterrados que ingresaban en el olvido o la negación.

6 comentarios:

  1. Qué gran descripción!!! Me hiciste recordar a Patrick Suskind en el comienzo de "El Perfume".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. A mí me hiciste pensar en la gente escapando de Pompeya. Me gustó el detalle protector de los hombres cerrando la marcha.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Buena descripción. El ritmo de las frases me parece que da la sensación de opresión que quizá querías expresar aparte de la buena utilización de los adjetivos.
    Sigo también leyéndote en la novela por entregas.
    Gracias por visitar el animal burócrata.
    W

    ResponderEliminar
  4. Excelente postal, bellamente triste.
    Un abrazo grande Gustavo, me encanta leerte.

    ResponderEliminar
  5. Algo cobró vida al leerlo...
    Gracias Gus por visitar mi blog!!!.
    Empiezo a leerte.
    Besos!-.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bellamente triste!!!
    Lográs describir todo con tanta precisión que veo lo que estás diciendo a través de las letras...
    Me conmovés con cada relato...
    Y eso me encanta!!!!!!!!!!!
    Un besote
    Adriana

    ResponderEliminar