sábado, 28 de febrero de 2015

Némesis. Novela Inédita.

Les dejo otro fragmento...




La mañana resultó ser soleada, Bataglia, no tomó ni un solo mate. Se había quedado dormido. Corrió hasta la parada del 210 para que lo llevara a la facultad. Subió al coche a presión debido a  al cantidad de pasajeros. Si no fuera tan tarde habría caminado las veinticinco cuadras hasta la facultad, a veces es más saludable estirar las piernas pero para eso hace falta tiempo. Él no lo tenía esa mañana. Le había costado conciliar el sueño, estaba preocupado. La enfermedad de su padre era como un oscuro nubarrón en su horizonte. Más allá de lo que le decía su madre, él temía que el viejo no se repusiera. Siempre entendió que su madre tuviera una actitud ambigua. De a ratos pensaba que odiaba a su marido. Pero sabía que nunca se lo diría a ellos, sus hijos. Ella pertenecía, según el lenguaje  del muchacho, a esa generación de hipócritas que guardan las apariencias.   Sus padres desde hacía muchos años vivían espacios estancos. Bajo el mismo techo dos  hogares.  Esa era una situación a la que él y sus hermanos se habían adaptado casi con naturalidad. Como se adaptan las xerófilas en los desiertos, desarrollándose en las condiciones que les tocó vivir.
Sin conocer otra realidad, a no ser atisbadas en las casas de sus amigos, como un ladrón observa y desea las cosas que guarda otro en su propiedad.
Por eso Bataglia desde inicios de su adolescencia se apegó mucho a su grupo de pertenencia. Siempre de alguna forma trató de agradar a los que lo rodeaban, para  poder ser  aceptado y sentirse integrado. En eso fue afortunado, se rodeo de buenos amigos que hicieron su vida más fácil.  Pero ahora lo de su padre lo preocupaba. Y lo sentía como una preocupación vergonzante. Un dolor oculto que no se atrevía a compartir con nadie, quizás  como rémora de aquella situación familiar de la que no hablaba. Pues el hecho de no verbalizarla, la hacía desaparecer de alguna forma. A veces recordaba aquella tarde en que acompañado con Gastón entró a su casa para realizar unas tareas del secundario. A poco de llegar comenzaron el azotado de puertas y los gritos. El ruido de muebles al correrse y  objetos estrellándose contra las paredes. Un panorama al que él estaba acostumbrado, pero que causó una gran incomodidad en su amigo.  Las lágrimas asomaron a sus ojos cuando lo acompañó hasta la vereda. Eran lágrimas amargas de vergüenza. Por eso a este su dolor lo llevaba encerrado en una celda  de  aislamiento. Después de ese episodio siempre evitó llevar sus amigos a su casa, salvo las escasísimas oportunidades en que su madre viajaba a visitar sus parientes en Buenos Aires, en las que a falta de un contendiente no era posible pelea alguna. Además su padre pasaba la mayor parte del tiempo fuera de la casa en esas oportunidades. Su padre el que ahora enfermo lo llenaba de inquietud. Con ese estado de ánimo descendió del colectivo en la vereda de la facultad. Corrió hacia las escalinatas y se abrió paso por el pasillo, llegó apenas cinco minutos tarde. Se ubicó en la tercera fila del viejo anfiteatro de madera. Su corazón latía agitado aún por el esfuerzo. Extrajo una birome del bolsillo superior de su guardapolvo blanco y comenzó a tomar notas.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Dia Mundial de la lucha contra el Cáncer

Hoy 4 de Febrero es el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer,  con el lema " A nuestro alcance".

Lamentablemente en la Argentina se está muy lejos todavía de lograr que todos los pacientes que sufren cáncer  puedan  repetir este lema.  No es para nada así.  La accesibilidad sobre todo a los tratamientos sistemicos  (quimioterapicos y radioterapia) es sumamente dificultosa.  Los centros que brindan estos servicios están en general concentrados en los grandes centros urbanos y solo accesibles para los habitantes de ellos. ( en Entre Rios  Paraná, Concepción del Uruguay ,  Concordia) debiendo el resto de la población trasladarse haste estos centros para recibir atención, con los costos, trastornos personales y familiares que ello conlleva.  Sobre todo tratandose de poblaciones carecientes, muchas veces con un bajo nivel de instrucción, trabajos informales etc.  Mejor es la situación de la población que cuenta con seguridad social, aunque esto no la exime de los costos de traslados, lucros cesantes de los acompañantes etc. Se recurre la mayoría de las veces a los prestamos intrafamiliares para costear estos elevados gastos. O en los sectores de menores recursos a rifas o otros métodos de ayuda solidaria.  -
Esto referido a los tratamientos, no deseo hablar del acceso a los estudios diagnósticos que permiten una detección temprana de las patologias, a excepción del papanicolau, las mamografias cuando hay insumos y funcionan  los mamografos.  Endoscopias digestivas, ni hablar.  Marcadores tumorales si la burocracia está de buen humor.  Ecografias (en cualquier país serio de rutina en las guardias) en general en el sector privado, TAC y  RMN  bueno son palabras mayores.  Rx contrastada tampoco hay.  Bueno en fin.... así son las cosas y el país que gasta lo mismo que Canadá en salud está así, quizás sería hora de que los recursos sean manejados  por un ente estatal no gubernamental con controles adecuados como en Inglaterra o Canadá, y evitar que grupos multinacionales y burocracias sindicales manejen estos fondos. Sin olvidarse que los gastos de salud los asume cada una de las provincias con sus flacos presupuestos.  Bueno pero esto es harina de otro costal y no deseo hablar de política. 
La provisión de transporte gratuito a los pacientes y sus familiares,  la accesibilidad a las drogas quimioterápicas,  la formación de personal de enfermeria para llevarlo a cabo con las medidas de seguridad correspondientes en los lugares de residencia de los pacientes,  la  asistencia por lo menos quincenal de oncologos a los hospitales cabecera de departamento o partido para por lo menos aliviar algunas consultas y evitar viajes,  la educación y contención de los pacientes y sus familias.  Todo esto no creo que insuma demasiados costos... y podría empezarse hoy.


Transcribo a continuación un articulo que fue publicado hoy en la Nación sobre esto:



Miércoles 04 de febrero de 2015 | Publicado en edición impresa

Salud

Convivir con el cáncer: identifican las cinco barreras que impiden acceder al tratamiento

Una coalición de ONG de pacientes relevó los principales obstáculos del sistema de salud

Por Fabiola Czubaj  | LA NACION




"El cáncer no sólo es un signo del horóscopo. Es comparable a la fuerza de un huracán o de un iceberg, que aparece de manera inesperada y rompe a su paso con la ilusión de lo infinito que tiene el presente. La palabra cáncer en el mundo que me circunda tiene el estatus de «mala palabra», de esa que no debe repetirse ni por aquel que lo padece. Escucharla es ofensivo?", le escribió una paciente con cáncer pulmonar a su oncóloga por WhatsApp, en una carta que difundió ayer la Asociación Argentina de Oncología Clínica.

Esto no hace más que reforzar un reclamo de las ONG de pacientes: que el cáncer se incorpore en la agenda política para eliminar los obstáculos de acceso al tratamiento. Incluyen la burocracia y las demoras en los trámites, las distancias hasta los centros de atención, el costo de los traslados y las estadías, la desinformación y la falta de respuesta de las autoridades, según detalla un relevamiento de una coalición de asociaciones locales.

"El paciente oncológico debería tener todo a su disposición porque el cáncer es un problema de salud muy grave. Debería poder acceder rápido a los estudios. Que no pasen 6 o 12 meses para un turno o recibir la medicación porque se les va la vida", dijo Marta Artigas, que preside una de las ONG, la Fundación Asociación Comunitaria Integral al Paciente con Cáncer (Aciapo).

Junto con el Movimiento Ayuda Cáncer de Mama (Macma), la Fundación Pacientes con Cáncer de Pulmón, Linfomas Argentina, la Fundación Tzedaká y la Asociación Civil de Lucha contra el Cáncer de Ovario (Acilco), presentaron un informe sobre las barreras de acceso al tratamiento y sus soluciones. Lo hicieron anteayer, 24 horas antes del Día Mundial contra el Cáncer. "Es una realidad que muchos no conocen si no tienen un familiar o un conocido con cáncer -indicó Ignacio Zervino, responsable de relaciones institucionales de Aciapo-. "Los pacientes son cada vez más y el acceso se dificulta por hechos como la distancia hasta el centro de atención o la falta de educación para comprender cómo seguir un esquema de tratamiento."

Para Haydée González, presidenta de Linfomas Argentina, "estas trabas afectan a los pacientes y los desalientan. Sobre todo a los más carenciados, a los que no pueden reclamar, ya sea por desconocimiento de sus derechos o por falta de recursos. Lo más lamentable es que muchos abandonan el tratamiento o vuelven al médico cuando la enfermedad avanzó tanto que sólo les resta recurrir a tratamientos paliativos".

Elías Benveniste, fundador de Acilco, aseguró que "la falta de información en la comunidad sobre los síntomas y los factores de riesgo está teniendo como consecuencia la detección tardía de la enfermedad, lo que limita las posibilidades de cura".

El Instituto Nacional del Cáncer estima que en el país se diagnostican 115.162 cánceres por año. En América latina, 3 millones de personas reciben un diagnóstico y mueren 1,3 millones. La mitad tiene menos de 70 años, según informó ayer la Organización Panamericana de la Salud (OPS). "Si no se toman medidas, los nuevos casos podrían aumentar un 30% en la próxima década", se informó.

Esas acciones incluyen algunas de las soluciones que proponen las ONG: mejorar el asesoramiento y la asistencia a los pacientes, implementar la detección precoz y el tratamiento temprano, educar a los pacientes, y asignar y ejecutar presupuestos que coincidan con la realidad epidemiológica. "La mayoría de los cánceres son menos letales y más tratables si se detectan en su etapa inicial", indica la OPS, que también insta a mejorar el acceso servicios de atención oncológica eficientes, asequibles y de calidad, además de asegurar su disponibilidad para quienes sobreviven a la enfermedad.

Un relevamiento de siete ONG de Brasil, Chile, Colombia, Perú, México y la Argentina, representada por Aciapo, sobre las trabas en el acceso al tratamiento para los pacientes con cobertura pública identificó deficiencias similares. "Estos problemas no son un invento argentino. Se repiten en otros países. La diferencia es que acá tenemos la ley de cobertura universal del cáncer", señaló Zervino.

En la práctica, aquí, la demora del Estado en entregar los medicamentos se sobrelleva con donaciones e información para reclamarlos, mientras que la asistencia de voluntarios enfrenta la burocracia y los préstamos familiares alivian los gastos extras (desde viáticos hasta insumos) que el Estado no cubre durante el tratamiento. En Perú, por ejemplo, los pacientes pueden asistir a un curso corto de abogacía en la Universidad del Paciente, mientras que en San Pablo, Brasil viajan gratis en el transporte público. "Hay que pensar en una persona que tiene que ir a rayos todos los días durante 45 días. Esto, aquí, sería una gran ayuda para los pacientes", sostuvo Artigas.

Cifras de una enfermedad que exige acciones

Cada vez más casos

A medida que disminuyen las enfermedades infecciosas, aumentan los cánceres y otras enfermedades no transmisibles. Se estima que en 2030 habrá un 62% más de casos

Mortalidad

El cáncer produce el 13% de las muertes en el mundo, más que las que provoca el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria juntas. En los países pobres, la mortalidad aumenta 1,6 veces

Detección temprana

La implementación efectiva de los estudios para detectar el cáncer precozmente permitiría evitar un tercio de las muertes.