Olvido.

¿Cómo olía el perfume de tu pelo? Quizás a limones o a rosas o a olas.
¿Tu piel que perfume despedía en las tardes quietas de cigarras y ciruelas? Es que de repente no me acuerdo y eso me duele más que tu partida. Te fuiste tambien del lugar secreto en que te tenía prisionera. No recuerdo la melodía de tu voz y eso enmudece mi alma. Muchacha de sombra, te me perdiste en la noche.

Entradas populares de este blog

Interpretaciones

Otros versos de Yelda Cresta para compartir