Desastre Natural

Estuve diez días encerrado en el depósito. Era imposible salir por los hambrientos que ahora merodean a toda hora en grupos cada vez mayores. Las patrullas armadas de policías y municipales ya no los pueden controlar y se acuartelaron en un  distrito pequeño alrededor de la plaza y los edificios públicos. Mi casa fue saqueada, pero como no tengo alimentos ahí, no interesó demasiado. Castaño y sus acompañantes al parecer se ahogaron, encontraron sus cuerpos en las últimas tierras secas al sur del cementerio.

Entradas populares de este blog

Interpretaciones

Un poema de Juan Manuel Alfaro para ustedes